La evolución del lenguaje (0-12 meses)

Los primeros meses del ser humano van ligados a grandes hitos, que visto a través de los ojos de un adulto, pueden parecer insignificantes, pero serán los que el día de mañana nos definan. Esos logros van desde sonreír, coger una pelota, dar los primeros pasos, hasta tal vez lo más esperado, hablar.
Por ese motivo, hoy voy a explicar cuáles son las etapas de evolución del lenguaje infantil, así de esta forma, si tenéis un bebé cerca, sabréis lo que hace… balbucear o parlotear cual locutor de radio en medio de un partido de fútbol.
En el periodo de educación infantil (0-3 años), existen tres etapas de adquisición del lenguaje, pero hoy sólo vamos a ver la primera.
Etapa prelingüística (0-12 meses)
Durante este periodo que abarca desde que el nacimiento hasta los 12 meses, el bebé conoce a través de los sentidos y la motricidad, de esta forma el niño investiga y descubre cosas nuevas,  a través de sus órganos de fonación (laringe, cuerdas vocales, etc.) y con sensaciones auditivas, visuales, etc.
Durante esta etapa el niño capta sonidos y reacciona. Alrededor del primer mes, el bebé ya puede identificar la voz de su madre e incluso localizarla, lógicamente porque se ha pasado 9 meses viviendo de alquiler, en condiciones excelentes dentro de su mamá.
Poco a poco irá distinguiendo el timbre de voz de los papis y los diferenciará del resto de seres humanos extraños que siempre le rodean y no paran de besarle y abrazarle.
Hay que tener en cuenta que a los niños siempre hay que hablares con suavidad, ternura y tranquilidad para calmarles, nunca se debe utilizar el grito como “arma” de comunicación, porque lo único que se conseguirá será que el niño se desconcentre, asustarle y descentrarle y no es bueno.
En ese momento, el bebé se comunicará llorando, de hecho es su primera manifestación sonora y su primera interacción social… ¡Lógico! Los bebés pasan de estar calentitos dentro de la tripita de la mamá a destemplarse y vérselas con un señor con la cara medio tapada como si fuera un terrorista, así yo también lloraría.
A partir del segundo día de vida del niño o la niña, la madre ya puede identificar el lloro de su hijo entre el de otros recién nacidos y a las tres semanas, ya pueden reconocer los distintos tipos de llanto: dolor, hambre, cansancio, aburrimiento, malestar, etc.
En torno al mes, el bebé sonríe por primera vez y a partir del tercer mes, empieza el periodo del balbuceo o de lalación, donde el bebé emite vocalizaciones diferentes al llanto. Estos sonidos se producen de forma instintiva y no se corresponde con palabras o sonidos de ninguna lengua en concreto, así que… no, eso que te ha parecido oír no era ni “ajo” ni “agua”, ni “hola”, ni “mamá” y aún menos “papá te quiero mucho, déjame el coche”, es más el niño o la niña no tenía intención de pronunciarlo.
 
Este periodo es importante porque el niño va ejercitando los órganos fonadores: lengua, garganta, boca.
Hacia el sexto mes, aparece la ecolalia, donde el bebé intencionalmente ya es capaz de responder imitando las entonaciones que escucha en los adultos. Tanto el balbuceo como la ecolalia ayudan a que aparezca el momento en que esos sonidos que se repiten con frecuencia, sean interpretados por los padres como las primeras “palabras-sílaba” (mo, po, pi, pa, ba) y casualmente la unión de varias de ellas produce el descubrimiento de pa-pa o ma-ma… lo de decir abuelito y abuelita, lo dejaremos para más tarde y lo de “dame la paga” creo que llega sobre los 7 años aproximadamente, así que ahorrad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s