El cambio de hora puede generar problemas de sueño y falta de atención

Fuente: Asociación Española de Pediatría (AEP)
Con el cambio de hora, no sólo los adultos vamos a notar que dormimos una hora menos. Existe otro colectivo, el infantil, cuyo reloj biológico puede tardar en ajustarse varios días e incluso, una semana, tal y como explica el doctor Gonzalo Pin, coordinador del Grupo de Sueño de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Además de alteraciones en la vigilia del sueño, “el cambio de hora puede generar problemas de atención, irritabilidad, enfados, cansancio y desánimo, especialmente en las primeras horas escolares”, aclara el doctor Pin. Los niños obligados a acostarse más temprano puede tener problemas para conciliar el sueño por la presencia de luz, lo que provoca un déficit de horas de sueño y además, influye negativamente en el rendimiento escolar del pequeño.

En los adolescentes, la calidad y cantidad total de horas de sueño empeora sensiblemente los días posteriores al cambio horario. “Lo más probable es que los jóvenes mantengan la hora de dormir previa y por tanto disminuya la duración del dormir para ajustarse a la señal social matutina”, comenta el doctor Pin.

Para contrarrestar estos efectos, los pediatras recomiendan “preparar a los niños unos días antes realizando una adaptación lenta y progresiva al nuevo horario. Así, se aconseja ir adelantando en los días previos unos 15 minutos la hora de comer, de estudio, así como el momento de acostarse y de levantarse”.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s