La importancia de la higiene: Aseo personal en la infancia

Una vez el niño entra en la fase de colaboración, donde empieza a participar en su propio aseo, ya es necesario marcar unas pautas para que vaya adquiriendo el hábito. Algunos de ellos se deberán aplicar y reforzar desde casa y otros se irán realizando desde la escuela infantil. 
El educador deberá velar para que cada niño llegue a la escuela en óptimas condiciones, ya que puede suponer un foco de infecciones que afectarán al resto del grupo.
Como ya dije en ‘La importancia de la higiene: Cuidados del bebé’ es necesario que haya una estrecha relación y colaboración entre familia y escuela para que se cumplan estos requisitos, porque volviendo al anecdotadio, también nos hemos encontrado de buena mañana en las escuelas niños con conjuntivitis, fiebre, diarreas, etc., que pueden poner en riesgo al resto de alumnos del centro.

Baño, ducha y aseo de la piel (fase colaboración)
La piel del recién nacido es muy frágil y madura con el tiempo hasta los ocho o nueve años. En la limpieza corporal del niño se usa agua y jabones neutros o cremas, según el tipo de piel grasa o seca.
El baño diario continuará siendo el principal medio de garantizar la higiene de la piel, pero su ejecución se irá modificando. Ahora el baño se convierte en un momento de juego y se puede aprovechar para darle una esponja e incentivarle a que se vaya lavando solo. En ningún caso hay que dejarles solos.
Alrededor de los cuatro años, la actividad del baño puede transformarse en ducha, en un principio necesitará ayuda y la constante vigilancia de un adulto.
Independientemente del baño, los niños se deberán lavar las manos y la cara cada día por la mañana.
El cabello
Se aconseja lavarlo dos o tres veces por semana a partir de los 2 años. Como no les gusta, es necesario introducir incentivos como los champús infantiles que no escuecen si entran en los ojos.
El lavado se debe realizar frotando el cuero cabelludo suavemente y despacio con las yemas de los dedos, nunca con las uñas, al finalizar se deberá enjuagar bien el pelo para eliminar los restos del champú.
Los dientes
La caries es el enemigo más importante de los dientes y durante la infancia es muy habitual, incluso durante la primera dentición. Se le denomina caries del biberón, es muy común en los bebés a los que se le impregna a menudo el chupete con azúcar, miel o algún líquido con azúcar, y también cuando alargan la alimentación con el biberón más de 15 meses.
El método más eficaz para prevenir estos casos es cuidar la dentadura a través de una limpieza diaria, en el caso de los bebés, es conveniente pasarles una gasita después de comer y antes de acostarle.
El cepillado se recomienda a partir de los 18 meses, efectuando un cepillado después de cada comida. El más importante es  el de antes de dormir, porque por la noche es cuando proliferan más las bacterias.
El cepillo ha de ser pequeño, de cerdas muy suaves y puntas redondeadas, además es conveniente cambiarlo cuando pierden la forma.
Una buena forma de que se acostumbren a limpiarse los dientes es decirles que si quieren comerse una golosina, después deberán cepillarse bien. De esta forma también estableceremos hábitos relacionados con el abuso de azúcares que favorecen las caries.
Problemas, alteraciones y trastornos relacionados con la higiene
Eritema de la piel: Inflamación y enrojecimiento de la piel, puede causar úlceras. Las medidas preventivas constan en mantener una correcta higiene del pequeño, cambiando el pañal, limpiando e hidratando la zona. Si aparece es necesario ir al pediatra.
Muguet o cándida del pañal: Infestación por hongos en la zona anal o en la boca o en ambas. Como hemos dicho anteriormente, con una correcta higiene no aparece, pero si apareciera, es necesario acudir al pediatra.
Pediculosis:Infestación por piojos. Es necesario tener una higiene del cabello adecuada, revisarlo periódicamente, utilizar champús preventivos y si fuera necesario, llegar a la desparasitación.
Caries:Proliferación de bacterias patógenas en los dientes, para prevenir es necesario mantener una higiene dental adecuada. Si aparecieran caries es necesario visitar al dentista.
Helmintiasis:Parásitos en el intestino, salen a través de las heces por el ano. Se contagia a través de la transmisión fecal-oral, está relacionado con  una defectuosa higiene de manos y uñas. Pueden llegar a ser muy molestos, sobre todo por la noche, a causa del intenso picor pueden producir insomnio, intranquilidad y bruxismo (rechinar de los dientes). Ante cualquier síntoma se debe acudir al pediatra.
Onicofagia:Mordisqueo de las uñas. Puede provocar heridas en los dedos, se debe tratar por parte del médico o psicólogo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s