Gominoleando con una receta que te hará estar en las nubes

Supongo que todos sabemos que la fruta es la mejor golosina del mundo y encima nos aporta una gran cantidad de vitaminas, minerales y un montón más de cosas que hacen que los peques crezcan y estén fuertes. Bueno y también ayudan al resto de los seres mortales a que no nos resfriemos, etc.

Una vez dejado claro el tema de las frutas, hoy le voy a dedicar un espacio a las chuches. Lo sé, es contradictorio, pero he aprendido a hacer unas chuches muy chulas gracias a la mami locutora y tuitera Sonia Pérez.

La supergominola en cuestión es una nube con chocolate y virutas de chocolate. Suena bien, ¿verdad? Pues vamos a ver qué material se necesita.

Material

Chocolate (yo he utilizado el blanco porque a mis peques les gusta más, pero también puedes utilizar el de chocolate con leche)
Virutas de chocolate (o cualquier otro tipo de sprinkles)
Palitos de brochetas
Un trozo de corcho blanco para clavar las brochetas
Plato pequeño

Antes de derretir el chocolate al baño maría, es necesario preparar las brochetas, las nubes y los sprinkles. Si los palos de las brochetas son muy largos, podemos cortarlos con un cuchillo de sierra. Después clava las nubes en cada una de las brochetas, puedes poner varias nubes por brocheta, y colócalas encima de papel de aluminio o clávalas en el corcho.

Una vez estén ya preparadas, coge un plato llano pequeño y añade un montoncito de virutas de chocolate o de cualquier otro tipo de sprinkles para decorar las chuches.

Ahora sí, pon a derretir el chocolate al baño maría.

Para derretir el chocolate al baño maría es  mejor escortarlo antes a trocitos, así se fundirá mejor y más rápido. Además no debemos colocarlo en la superficie de la cacerola ya caliente, si no que debemos hacerlo antes, para que así no se queme.

Recuerda, hay que comenzar con pequeñas cantidades, para luego aumentar la proporción de los cuadraditos de chocolate, de esta forma poco a poco iremos conociendo el punto justo.

Otras de las cosas importantes que hay que tener en cuenta cuando se derrite el chocolate es que no se debe usar tapa, porque ésta condensa las gotas de vapor y cuando cuando en el chocolate forman grumos feos. Además el agua de la olla nunca debe estar hirviendo, sólo debe estar calentita.

También es conveniente que no removamos el chocolate hasta que no se haya fundido todo, y cuando al final lo hayamos conseguido, deberemos moverlo con una cuchara de madera y con movimientos suaves.

Si no nos descuidamos y el choco no se ha quemado, lo podremos utilizar las veces que queramos, pero si por casualidad se ha churruscado y se han formado grumos… no pasa nada ¡Bajad al supermercado a por más!

Cuando el chocolate ya esté derretido, sólo hay que coger brocheta por brocheta, untarlas de chocolate ayudándonos de una cuchara y decorarlas con las virutas.

Una vez hayamos terminado de decorar la brocheta, la clavaremos en el corcho blanco y la dejaremos reposar en la nevera hasta que el chocolate se endurezca.

Y cuando se haya endurecido ¡A disfrutar! Pero siempre con moderación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s