Seis barbudos, lectura de 3 a 7 años

Colección O
Texto de Mar Pavón
Ilustraciones de Vitali Konstantinov
Edad recomendada: de 3 a 7 años
ISBN 978-84-9871-422-7
13,50 € | 40 págs | Cartoné | 25×23 cm
Disponible también en GL

La editorial OQO nos ha traído un nuevo librito por los pelos… y digo por los pelos porque el libro se titula SEIS BARBUDOS y sus personajes son muy peculiares…

Seis barbudos entraron en una panadería.
El panadero se cayó del susto.
Los clientes estaban aterrorizados.
¡Aquellos barbudos
no podían buscar nada bueno!

Tras la panadería visitan una carnicería, una juguetería, una tienda de disfraces, una librería y una pastelería. En todos los locales causan terror y desconfianza entre clientes y dependientes.

Sin embargo, este temor es infundado, ya que su presencia en los establecimientos es para adquirir lo que normalmente se compra allí: pan, chorizos, globos, narices de payaso, libros y una tarta.

La finalidad de sus compras tampoco es siniestra: Aquella tarde, Nino disfrutó como nunca de la fiesta que le habían preparado sus amigos: se hartó de comer pan con chorizo, jugó con los globos hasta que explotaron, se lo pasó bomba con los payasos, leyó los cuentos y apagó las seis velitas de la tarta, ¡que estaba riquísima!

Con ayuda de las ilustraciones de Vitali Konstantinov, que evolucionan de una ambientación oscura e inquietante hacia imágenes coloristas y alegres, Mar Pavón da una lección de cuán engañosas pueden ser las apariencias y de como estas crean prejuicios injustos.

“Este álbum es quizá el más atípico de mi bibliografía. Y es que, si bien no es la primera vez que abordo el tema de las apariencias, sí lo hago sin reservas y de un modo mucho más audaz y directo”, comenta la escritora del álbum Ranilda (OQO, 2010), cuya protagonista es una rana muy guapa, aunque ella no lo sabe, que todos los días se mira en el agua y, como no le gusta su aspecto, siempre está triste.

En esta ocasión, con Seis barbudos, Mar Pavón pretende que los pequeños se conciencien de que, por norma general, no es bueno dejarse llevar por primeras impresiones, sobre todo cuando están supeditadas a lo políticamente correcto. De hecho, recrimina que también lo políticamente correcto resulta ser, muchas veces, “mera apariencia”.

Al respecto, la autora apunta un dato paradójico: las barbas de los protagonistas levantan sospechas, cuando, antaño, estas eran símbolo de experiencia vital y sabiduría. Seguramente, por ello, decide finalizar el cuento recuperando esta atribución positiva: Y lo mejor de todo fue que las barbas de sus amigos le hacían (a Nino) cosquillas cada vez que… ¡le daban un beso!

El relato de Mar Pavón no puede circunscribirse únicamente al ámbito de la denuncia, ya que también es un cuento de intriga. Pese a tratarse de un texto de estructura circular, el argumento lleva al lector a preguntarse con insistencia qué pasará al final.

En la recreación de este ambiente, la escritora destaca el “espléndido” trabajo de Vitali Konstantinov, al dar vida a los misteriosos personajes “de carácter ciertamente siniestro, casi aterrador”, en la mayor parte del álbum. Estas connotaciones contrastan con las imágenes coloristas y alegres del final de la trama.

En todo caso, a lo largo del cuento, el ilustrador va dejando pistas de que el final no es tan oscuro y terrible: el color aparece en los regalos que adquieren los barbudos para la fiesta.

No hay duda, sin embargo, de que las largas y frondosas barbas son las que, desde el primer momento, llaman la atención al lector. Konstantinov se inspiró en las que tradicionalmente lucían los hombres de Baviera. El artista, de origen ruso, reside en Alemania.

Este guiño a la cultura bávara no es anecdótico. El ilustrador confirma sus referencias en la fiesta de cumpleaños de Nino. Los seis barbudos aparecen bailando el schuhplattler, baile tradicional de Baviera, con el pantalón corto típico de la región, el lederhose.

Estamos ante un álbum divertido en el que Konstantinov recrea con maestría los ingeniosos medios de transporte, inventados por Mar Pavón como el bicipétalo, la trompiconeta o el motocíclope. Pero también es un cuento instructivo. El lector acompaña a los barbudos en la preparación de lo que será la fiesta de cumpleaños de Nino, con lo que irá conociendo diferentes oficios (panadero, carnicero, juguetero…) y realizando un ejercicio matemático, con la resta –con permiso de las barbas– como protagonista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s